We’ve spotted the #OSIRISREx capsule on the ground, the parachute has separated, and the helicopters are arriving at the site. We’re ready to recover that sample! pic.twitter.com/ZmPyb8fyrR

— NASA Solar System (@NASASolarSystem) September 24, 2023

[Anotación en actualización]

El aterrizaje esta tarde de una pieza en el desierto de Utah de la cápsula de muestras pone fin a la misión de la sonda OSIRIS-REx, lanzada en septiembre de 2016. La cápsula ha aterrizado intacta y ya está en una sala limpia temporal en la que será preparada para su traslado al Centro Espacial Johnson en Texas, dónde se llevará a cabo su estudio.

Se espera que las muestras, que pesan unos 250 gramos, nos permitan conocer mejor la formación y evolución del Sistema Solar, las etapas iniciales de la formación de planetas y la fuente de compuestos orgánicos que condujeron a la formación de la vida en la Tierra.

La cápsula de muestras recién llegada a la sala limpia temporal – NASA TV

Y como sonda la propiamente dicha sigue en perfecto estado de funcionamiento se le ha dado una nueva misión, bautizada como OSIRIS-APEX: se dirigirá al famoso asteroide Apofis (ese que periódicamente sale en los titulares porque va a destruir la Tierra) para estudiarlo durante 18 meses a partir de 2029.

Aunque es la primera vez que la NASA consigue traer muestras de un asteroide a la Tierra es la tercera vez que conseguimos traer muestras de un asteroide a tierra: las dos primeras veces fueron las sondas Hayabusa en 2020 y Hayabusa 2 en 2020. Las dos fueron misiones de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA).

# Enlace Permanente