#OTD in 2018, we witnessed a breathtaking scene from the cockpit of #VSSUnity, capturing a panoramic view of Southern California’s Pacific coastline. This marked a historic moment as it was the inaugural flight of a crewed spaceship specifically designed to fly private astronauts… pic.twitter.com/rNXMoBEFeq

— Virgin Galactic (@virgingalactic) December 13, 2023

Hoy se han cumplido cinco años del primer vuelo «al espacio» del avión cohete VSS Unity de Virgin Galactic. En él alcanzó una altitud de 82,7 kilómetros, lo que para la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA) y la NASA quiere decir que alcanzó el espacio, aunque para la Federación Aeronáutica Internacional (FAI) no.

En su segundo lanzamiento, el 22 de enero de 2019, la empresa estuvo a punto de perder el avión y quizás su tripulación –habría dependido de que hubieran podido saltar en paracaídas– aunque finalmente pudo aterrizar con muchos daños. De hecho no volvió a volar hasta casi dos años después, aunque en ese vuelo hubo que abortar la misión por un fallo en la ignición del motor.

Desde entonces el VSS Unity ha ido «al espacio» otras ocho veces sin mayores problemas, aunque tras el vuelo en el que fue a bordo Richard Branson se ganaron una suspensión temporal de su licencia de vuelo por parte de la FAA por haberse salido del corredor de vuelo autorizado. De esas ocho veces las cinco más recientes corresponden a vuelos comerciales, en los que han ido a bordo tanto turistas como personas invitadas por la empresa o personal que llevó a cabo experimentos científicos.

Pero ahora mismo Virgin Galactic tiene planeados tan sólo dos vuelos más del VSS Unity, Galactic 06 en enero de 2024, y Galactic 07 en abril de ese año. Después de ellos el avión será retirado a la espera de la entrada en servicio de los nuevos aviones cohete de clase Delta. Según la empresa son más fáciles de operar y podrán llevar a bordo seis pasajeros de pago con una mayor cadencia de vuelo, lo que debería permitir garantizar la viabilidad económica de Virgin Galactic.

Sólo que el plan es que los dos primeros Delta hagan sus vuelos de prueba en 2025 y que entren en servicio en 2026. Suponiendo que no haya retrasos, lo que es más bien poco habitual. Así que a ver si la empresa resiste hasta entonces. De hecho con el anuncio de la retirada del VSS Unity vino el del despido de algo más de 300 personas.

Mientras, están promocionando los NXTGEN Astronauts, que es una especie de programa de fidelidad que da acceso a unas clases sobre el funcionamiento de la empresa, visitas a Spaceport America, artículos de edición limitada de Virgin Galactic, y prioridad a la hora de reservar plazas en futuros vuelos. Y que a mí me suena un poco mucho a intento desesperado de rascar dinero de dónde sea.

Como vengo diciendo hace tiempo, cada vez soy más escéptico sobre el futuro de la empresa. Aunque me gustaría estar equivocado.

# Enlace Permanente