La Starliner a su llegada a la Estación Espacial Internacional – Oleg Kononenko/Roscosmos

Cuando la Starliner despegó el pasado día 5 en su primera misión tripulada había una fuga de helio localizada en su sistema de propulsión. Parecía un problema aislado relacionado con el sellado de una válvula y tanto la NASA como Boeing estimaron que era asumible. Pero durante su vuelo a la Estación Espacial Internacional (EEI) aparecieron otras dos. Otra más fue detectada poco después de atracar el día 6. Y unas horas después aparecía otra. Así que si estás llevando las cuentas tal como dice en el título la Starliner ya va por las cinco fugas de helio.

Con la Starliner atracada en la EEI la circulación de helio está cerrada, con lo que no se está perdiendo más. Pero el helio se utiliza para presurizar los depósitos de propelentes de la Starliner para que puedan alcanzar los motores de maniobra cuando hace falta utilizarlos. Así que es fundamental para el funcionamiento de la cápsula cuando está en vuelo libre, por lo que habrá que volver a abrir el circuito para su partida de la Estación.

Boeing y la NASA estiman que con el ritmo de pérdida de helio que causan las cinco fugas localizadas la nave tiene margen para 70 horas de vuelo libre. Y la vuelta a casa sólo necesita siete horas, así que en principio hay margen de sobra. Pero lo están mirando y diseñando planes de contingencia por lo que pueda pasar.

Pero es preocupante no sólo que hayan aparecido cuatro fugas más. Es que nadie tiene claro qué las está causando. Además por lo visto ya habían aparecido en la primera misión no tripulada de la Starliner a la Estación. Así que tiene toda la pinta de que será un tema al que habrá que darle una vuelta antes de que la cápsula pueda entrar en servicio regular.

Seguir leyendo: La Starliner ya va por las cinco fugas de helio en su sistema de propulsion

# Enlace Permanente